Educación y conducta canina y felina CBATI Guardería a domicilio Perros de Lectura
Educación y conducta canina y felinaCBATIGuardería a domicilioPerros de Lectura

Cuando nuestro gato sube al cielo

Durante el mes de Mayo dos compañeros especiales me han dejado para siempre. Gatín y Gordo se despidieron con una diferencia de 22 días, dejándome 11 y 13 años, respectivamente, de amor, experiencias, cariño y momentos para recordar. Este artículo está dedicado a ellos y a las muchas horas que hemos compartido juntos, a todo lo que me han enseñado y el profundo vacío que dejan tras su marcha. Muchos me han preguntado cómo superar la pérdida y a todos os digo que no hay fórmulas mágicas. Ellos eran parte de mi vida, de mi rutina y de mi hogar. Eran familia, amigos y compañeros fieles. No me importa decir que les he llorado mucho. No me siento ni más débil ni más fuerte por reconocerlo. Llorar ayuda a superar la pérdida y sirve para afrontar el futuro y seguir adelante, sin dejar de recordar todo lo bueno que me han dejado.


A todos los que habéis pasado por este trance, seguramente no os sorprenda lo que cuento. No debemos avergonzarnos de sentir dolor y de llorar por un ser que nos ha acompañado tanto tiempo. Gordo y Gatín han pasado prácticamente toda su vida a mi lado. Llegaron siendo bebés y los he visto crecer y hacerse adultos, hasta llegar a ser unos abuelos afables pacientes y amorosos. Ellos han sido sostén y apoyo en muchos momentos y me han ayudado a conocer y entender la naturaleza de los felinos. Me han enseñado cómo trabajar con ellos y a través de su infinita sabiduría, han sabido aceptar a todos los peludos que bien de forma temporal, o definitiva, han pasado por mi vida. Llegados a este punto, es normal que los eche de menos.

 

Seguro que habrá personas que no entiendan estos sentimientos ni sepan valorar la tristeza que provoca la pérdida (sobre todo de aquellos que siempre han pensado aquello de que "no es más que un gato"). Espero poder ayudar a aquellas personas que se enfrentan a la muerte de un ser querido por primera vez.

 

Afrontando su marcha... el duelo


Aquellas personas que han perdido un peludo, me entenderán perfectamente cuando digo que se hace necesario hablar de nuestro animal y de cómo nos sentimos por su ausencia. Son días amargos en los que no apetece ver ni hablar con casi nadie pero que, a la larga, debemos atravesar, pues se hace necesario asimilar la marcha de un ser querido como ha sido nuestro gato.

 

Toca superar las diferentes fases del duelo que en realidad, es un proceso de ajuste emocional tras de la pérdida de un ser querido, donde las emociones compiten entre sí. Aunque presenta diferentes etapas que pueden explicarse separadamente, casi nunca se presentan de un modo ordenado. Tienden a solaparse y mezclarse entre sí, pero, de un modo u otro, acabamos pasando por todas.

 

Hay días mejores o peores, y, a veces, lo que se creía superado se vuelve a sentir.

 

La negación es la primera etapa de duelo, se produce cuando nos negamos rotundamente a aceptar la pérdida. No quieres creer lo que ha pasado. No crees que nunca volverá.

 

La segunda etapa es el enfado con uno mismo o con los demás. Es la ira, rabia, cólera, furor y coraje que sentimos cuando aceptamos el hecho de que ha muerto nuestro ser querido.

 

La negociación es la etapa en rebobinamos, analizamos la situación y qué hubiera pasado si las circunstancias hubieran cambiado.

 

Durante la etapa de depresión, nos sentimos angustiados, miedosos, afligidos.... Empezamos a darnos cuenta de que la pérdida es irrevocable, y que debemos continuar viviendo, sin la presencia de algo tan importante en nuestras vidas.

 

La aceptación llega cuando nos sentimos preparados para aceptar el hecho de la muerte de nuestro amigo de cuatro patas. Somos conscientes de que nunca más volverá y retomamos nuevamente nuestras vidas de un modo más tranquilo.

 

Cómo superar la tristeza

 

La amargura no debería ser el único sentimiento ante el recuerdo de nuestro gato. En estos momentos tristes, es bueno recuperar los momentos compartidos e intentar quedarnos con esa sensación agradable.


Algunos consejos sencillos que pueden ayudaros a afrontar de la forma más positiva posible, la pérdida de vuestro gato:


Si quieres, llora. Las lágrimas expresan el dolor que sentimos y ayudan a liberar la angustia interior. Es normal echarlo de menos.


No busques culpables. Algo frecuente, sobre todo, ante situaciones de pérdidas traumáticas y repentinas como las sucedidas a consecuencia de un accidente o de una enfermedad relámpago.

 

Nos rebelamos porque no entendemos cómo ha podido suceder. En cualquiera de los casos, nuestro amigo se ha ido para siempre y no tiene sentido buscar culpables.


Del dolor al recuerdo. Los recuerdos agradables han sido muchos y los buenos momentos compartidos estarán ahí siempre. Con el tiempo, la sensación gris desaparece, dejando paso la calma que produce la memoria tranquila de nuestro amigo peludo. Puedes ayudarte a superar la situación de una forma especial.

 

  • Despídete. Escribe una carta, haz un vídeo homenaje, recupera fotos.... En unas cuantas palabras se puede recoger el laberinto de sentimientos que atravesamos y agradecer a nuestro can, el tiempo que nos ha dedicado y todo lo que ha aportado en nuestra vida.
  • Aprender vivir sin él: Siempre va a haber cosas o lugares que nos traigan a la memoria a nuestro felino desaparecido. La encimera donde le dábamos la malta, la habitación dónde estaba su camita..... En cualquier caso es importante seguir adelante con la sensación de poder recordar a nuestro amigo siempre que sintamos la necesidad, pero con una sonrisa en los labios.
  • No busques sustituirlo. Nunca busques un nuevo gato para reemplazar al desaparecido. Las comparaciones son odiosas y es difícil apreciar al nuevo animal tal y como es, cuando nos dedicamos a intentar reconocer en él al que ya no está. Tómate tu tiempo antes de dar el paso y acepta que nunca va a ser igual.

 

 

 

La pérdida de nuestro gato es un momento difícil, sin duda, pero nunca debemos perder de vista que, con el paso del tiempo, los recuerdos se convierten en algo agradable y se disipa el dolor. No hay un período establecido para que la pena remita, pero lo que es seguro es que lo hará.

 

El tiempo, la enseñanza y la experiencia que me han regalado Gordo y Gatín es algo que cada día valoro un poquito más y siempre serán miembros queridos y recordados de mi familia humana y peluda.


En memoria de Gordo y Gatín que llegaron a mi vida en 2000 y 2002 y me dejaron para siempre en Mayo de 2013.

 

Colaboración en Revista Pelo Pico Pata Nº 94 (Agosto 2013)

Contacto

Perrygatos


Rosa Roldán Pérez
Correo electrónico: info@perrygatos.es

Teléfono: 649962426

formulario de contacto.

 

Incluida en el Registro de Entidades, Centros y Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, en la sección 1ª con el número 832

 

Reconocimiento Rioja 2013 de Iniciación a la Excelencia Empresarial concedido por Gobierno de La Rioja a través de la Agencia de Desarrollo Económico (ADER)

Perrygatos dispone de hojas de reclamación en cumplimiento de la Ley 5/2013, de 12 de abril, para la defensa de los consumidores en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

 

Modelo

Google+

Tablón de anuncios

Consultas sobre comportamiento canino y felino

 

Todos los martes de 16:00 a 18:30 horas, estamos en Consulta en nuestra aula de Torremuña 15 bajo (Logroño).

 

Puedes solicitar tu cita, en el 649962426