Educación y conducta canina y felina CBATI, Dip.Professional Dog Trainer Guardería a domicilio Perros de Lectura
Educación y conducta canina y felinaCBATI, Dip.Professional Dog TrainerGuardería a domicilioPerros de Lectura

El perrito de la abuela

Cada vez más frecuente ver a personas mayores paseando por los parques, acompañadas de sus perros. Solo hace falta mirar detenidamente a ambos para entender todo los beneficios de esa relación: Los perros aportan compañía, afecto y unas rutinas diarias que favorecen el ejercicio físico, las relaciones sociales con otros propietarios y minimizan el riesgo de problemas asociados a la soledad.

 

La jubilación y el aumento del tiempo libre, suelen ser un punto de inflexión en la vida de una persona que, acostumbrada al trabajo y las rutinas del día a día, de repente, dispone de muchas horas para ocupar pero apenas obligaciones. Puede ser el momento ideal para tomar la decisión de incorporar un perro como compañero, sobre todo si es algo que se ha ido posponiendo por falta de tiempo o por otras obligaciones.

 

Si nos fijamos bien en estos perros, suelen ir al paso de su humano de forma tranquila y apacible, formando equipo. Las personas mayores disponen de tiempo para dedicarle al animal, para pasear y para "enseñarle" sin necesidad en muchos casos de pasar por una escuela canina porque, en esto, como en casi todos los aspectos de la vida, la experiencia es un grado.

 

Y los perros se adaptan bien a las nuevas rutinas pues, aunque normalmente se tratan de animales mayores recogidos o que han convivido muchos años con el propietario, no sería el primer caso de animal joven que se acondiciona a su guía, camina sin tirar de la correa y se comporta de forma tranquila, en definitiva, se adapta. A cambio, tiene largos paseos asegurados y mucho cariño.

 

En cualquier caso, para disfrutar plenamente de esta decisión, es recomendable tener en cuenta una serie de pautas a la hora de elegir.

 

 

¿Cachorro o adulto?

 

La edad asienta el carácter de las personas y de los perros. Un cachorro requiere más dedicación para atender sus necesidades vitales y de educación. Están llenos de energía y tienen el mundo por descubrir. Corren, saltan, saludan a todo el mundo, en definitiva no paran quietos. Aunque hay cachorros que se adaptan bien al ritmo de la persona mayor, puede ser una buena ocasión para darle una segunda oportunidad a un perro adulto que puede convertirse en el mejor compañero de paseos.

 

Esto es especialmente importante si la persona mayor tiene problemas de movilidad pues, la puesta a punto del cachorro, puede convertirse en un auténtico reto para la paciencia de la persona y frustrar las expectativas iniciales.

 

Un perro adulto, en torno a tres o cuatro años, ha dejado atrás conductas inadecuadas como destrozos de ropa, calzado, mobiliario… y sabe perfectamente donde hacer sus necesidades (en la calle) sin ensuciar la casa.

 

 

Mejor si están educados

 

La educación del perro es la mejor inversión para una convivencia satisfactoria. Las personas mayores disponen de tiempo para dedicar a su animal y es un buen momento para aprender a educarlo y disfrutar de los avances con ayuda profesional, en caso necesario.

 

Normalmente, un perro adulto bien socializado hace gala de un buen autocontrol y aprende rápidamente a estar pendiente de su propietario respondiendo adecuadamente a las señales más básicas (ven, quieto, siéntate), lo que facilita en gran medida la relación.

 

Si se trata de un perro que nunca ha recibido educación, o ha sido adoptado y desconocemos el pasado pero llega lleno de miedos, el proceso puede alargarse y será precisa la intervención de un educador que pueda asesorar sobre la mejor forma de superar los obstáculos. Todos los perros son capaces de aprender pero no es lo mismo enseñar a un animal que aprende algo nuevo cada día, que enseñar a otro que lleva unos años o, incluso toda su vida, sin practicar. En este punto, el futuro propietario debe hacer una autoevaluación y ser consciente de sus propias limitaciones a la hora de hacerse cargo de un perro así ya que el animal necesita ayuda y, si no nos vemos en disposición de afrontarlo, es mejor elegir otro perro más acorde a nuestras expectativas y experiencia.

 

 

Sobre todo, que sea tranquilo

 

No hay nada más desesperante para un propietario que un perro que tira de la correa o se encara con otros perros. Los mayores buscan disfrutar de la compañía de su animal, de los paseos y de la relación con otras personas y perros.

 

Es recomendable que el perro sea tranquilo y que esté acostumbrado a la presencia de otros animales y personas, en definitiva, que esté bien socializado.

 

La presencia de un perro sociable sumará activos al desarrollo de las relaciones sociales de la persona mayor. Un perro que interactúa de manera adecuada con otras personas y animales, es una fuente de compañía sobre todo si vive solo.

 

 

El tamaño importa relativamente….

 

Las personas mayores suelen elegir animales de tamaño mediano o pequeño para poder manejarse de forma cómoda durante los paseos. Los hay, sin embargo, que se decantan por razas grandes pero, ciertamente, si el animal es pequeño, existe menos riesgo de caídas, si en un momento dado, tira de la correa o se asusta de algo.

 

En el aspecto práctico, muchos hoteles y establecimientos públicos solo permiten la entrada de perros medianos y pequeños, algo a tener en cuenta si nos gusta viajar o hacer las compras acompañados.

 

Sin embargo, el tamaño nunca debería ser obstáculo para que la convivencia resulte satisfactoria. Lo importante es el carácter y la educación del animal, así como el grado de compromiso de la persona responsable.

 

 

En caso de duda, pide consejo

 

Hay perros para los que tres paseos diarios de media hora se les quedan cortos, y hay otros, para los que sobra. A la hora de incorporar un perro, nunca debemos dejarnos llevar por las modas sino ser conscientes de nuestro estilo de vida. Algunas razas se caracterizan por su elevado grado de exigencia física y quizá no sean los más adecuados para todos los propietarios.

 

No nos quedemos en la foto de una u otra raza. Es preciso conocer al animal y su carácter para tomar la mejor decisión

 

 

En definitiva….


Son muchos los estudios que demuestran que esta convivencia, es beneficiosa para la salud de los más mayores. Menos soledad y mejor salud cardiovascular, además del establecimiento de nuevas rutinas y de un nuevo sentido vital debido a la responsabilidad de tener un ser a cargo son, entre otras, las ventajas que ayudan a mejorar su calidad de vida.


En el aspecto negro, está la preocupación latente de las personas mayores por el futuro de su animal si un día ellas faltan y, en este sentido, hay mucho por hacer aún a nivel de legislación y de concienciación de las familias.

 

 

Colaboración con la Revista Pelo Pico Pata Nº 106 (Agosto 2014)

 

Contacto

Perrygatos


Rosa Roldán Pérez
Correo electrónico: info@perrygatos.es

Teléfono: 649962426

formulario de contacto.

 

Incluida en el Registro de Entidades, Centros y Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, en la sección 1ª con el número 832

 

Reconocimiento Rioja 2013 de Iniciación a la Excelencia Empresarial concedido por Gobierno de La Rioja a través de la Agencia de Desarrollo Económico (ADER)

Perrygatos dispone de hojas de reclamación en cumplimiento de la Ley 5/2013, de 12 de abril, para la defensa de los consumidores en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

 

Modelo

Google+

Tablón de anuncios

Consultas sobre comportamiento canino y felino

 

Todos los martes de 16:00 a 18:30 horas, estamos en Consulta en nuestra aula de Torremuña 15 bajo (Logroño).

 

Puedes solicitar tu cita, en el 649962426