Educación y conducta canina y felina CBATI Guardería a domicilio Perros de Lectura
Educación y conducta canina y felinaCBATIGuardería a domicilioPerros de Lectura

El temido golpe de calor

Uno de los peligros más graves a los que se encuentran expuestos nuestros animales durante la época estival es el denominado golpe de calor.

 

Los perros no pueden regular su temperatura mediante el sudor pues carecen de glándulas sudoríparas extendidas por el cuerpo -como en el caso de los humanos-. Ellos sólo pueden regular su temperatura mediante los jadeos y el sudor que eliminan por las almohadillas de sus patas. En los días de mucho calor o en los traslados en coche, esta regulación puede no ser suficiente y se presenta el temido golpe de calor, que puede resultar mortal, pues acaba con las reservas de azúcar y sales del cuerpo del perro. La temperatura corporal sube hasta producir un fallo en el centro de la termorregulación del cerebro y a partir de aquí es imposible controlar la temperatura que sigue subiendo, entrando rápidamente en coma y muriendo. El “golpe de calor” puede acabar con nuestro perro en pocos minutos!

 

Si vamos en coche, debemos parar de conducir cada cierto tiempo para descansar y también para que nuestros animales no sufran estrés. Es importante hacerlo en un lugar con sombra y sacar a los animales de los coches, comprobar cómo se encuentran y si están calientes o con la respiración agitada, mojarles la cabeza y rebajar su temperatura corporal.

 

En apenas 10 minutos, un perro puede morir dentro de un coche. A veces, ni un rescate rápido consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral…

 

Nunca debemos dejar a los animales dentro del coche, aunque sepamos que vamos a tardar sólo unos minutos: Ese tiempo puede ser suficiente para acabar con su vida. Con 43º C en el exterior del coche, el interior puede alcanzar 56º C en sólo 10 minutos y 65-70º C en 20 minutos, siempre sin estar directamente expuesto al sol y con las ventanillas semicerradas. A esta temperatura, seguro que se produce la muerte cerebral en poco tiempo, después de presentar los síntomas del golpe de calor. A más de 50º C se produce la muerte cerebral de forma irreversible.

 

Además de no dejar a los animales en lugares cerrados o poco ventilados (coches, casas sin aire acondicionado, zonas abiertas expuestas al sol) debemos tener cuidado con el ejercicio en los días cálidos. Si estás acostumbrado a correr, ir en bicicleta e incluso pasear con tu perro, en días calurosos, aunque no sea verano, cambia este hábito.

 

En perros braquicéfalos (perros con nariz muy chata, como el Bulldog inglés, el francés, carlino o pequineses), en canes obesos, con problemas cardiacos o ejemplares con mucho pelo, al tener dificultades en la respiración unos y dificultades en perder calor otros, el riesgo es mucho mayor, sobre todo por ejercicio en días calurosos.

 

Síntomas que deben alarmarnos.

 

Los principales síntomas son, además de otros inespecíficos, son la temperatura elevada por encima de 42º C, mucosas rojizas u oscuras, jadeo excesivo, estupor (con pérdida de conciencia), tambaleo, convulsiones, diarrea sanguinolenta o vómitos, coma y muerte. Debemos tener en cuenta los siguientes síntomas:

  • Aparecen cuando la temperatura interna supera los 42º.
  • Astenia: falta o decaimiento considerable de fuerzas. Temblores musculares.
  • Cianosis: coloración azulada de piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre.
  • Negativa a moverse.
  • Respiración muy rápida o muy costosa.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Alteración del color de las mucosas: encías, mocos de la nariz.
  • Alteración en la salivación.
  • Tambaleo.

Consecuencias

  • Pérdida corporal de azúcar y sales.
  • Petequias: pequeñas manchas de sangre en la piel.
  • Hemorragia gastrointestinal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Insuficiencia renal.
  • Edema cerebral.
  • Fallo multiorgánico.
  • La muerte de pacientes ingresados en estado grave puede sobrevenir en 24 horas por depresión y parada respiratoria.

En el desgraciado caso de que tu perro sufra estos síntomas de golpe de calor, siempre puedes aplicar unos primeros auxilios, pero, inexorablemente, deberás llevar a tu perro al médico en cuanto sea posible puesto que, precisa de atención veterinaria urgente.

 

Qué hacer ante un golpe de calor:

 

El golpe de calor se tiene que tratar de inmediato. Se trata de una urgencia veterinaria. A la menor sospecha, debemos llevar al perro al veterinario. Si la situación es tan grave que no podemos trasladar al animal hasta la clínica, nuestro objetivo será el de bajar la temperatura corporal del animal, pero no lo podemos hacer de cualquier manera.

 

Ante los primeros síntomas, podemos refrescar al animal con agua (no con hielo, ni con agua muy fría, pues ésta produce vasoconstricción y hace perder menos calor) y le aplica una bolsa de plástico con hielo machacado en la cabeza. Por debajo de 42º C, no es necesario enfriar más al animal, pues puede llegar a entrar en hipotermia.

 

También podemos facilitar cubitos de hielo para que el animal los chupe y pueda recuperar agua muy poco a poco. Aunque el animal baje la temperatura y recobre la conciencia y aparentemente esté normal, no está fuera de peligro, pues los órganos internos pueden estar dañados, por lo que hay que hacer análisis de sangre, para saber si todo el organismo funciona normalmente.

 

Consejos de cómo actuar eficazmente:

  • Bajar la temperatura corporal del animal trasladándolo a un sitio fresco y mediante la aplicación de frío en las zonas más importantes, como son la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas. De este modo, refrescaremos la sangre que va hacia el cerebro, evitando un posible daño cerebral, y reduciremos la velocidad de la respiración.
  • Colocar al animal bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedecerle la boca con cubitos de hielo, sin obligarle a beber. Es posible que, en esos momentos, nuestro perro, sea incapaz de tragar o, peor aún, que mucha agua lo ahogue. Cuando notemos que la respiración se ha normalizado, podremos sacarlo de debajo del agua pero, manteniendo siempre el control de su temperatura.
  • A pesar de todos estos esfuerzos, es fundamental que, en cuánto sea posible, llevemos al animal al veterinario. Éste deberá hacerle un reconocimiento y administrarle la medicación adecuada, si procede, para terminar de recuperarse. Aunque el animal empiece a regular la temperatura y recobre la conciencia dando la sensación de estar aparentemente normal, no está fuera de peligro, pues los órganos internos pueden estar dañados. Debe ser revisado por el veterinario para realizar pruebas y análisis de sangre, y tener la certeza de que todo el organismo funciona normalmente.


Que no debemos hacer nunca ante un golpe de calor:

  • Cubrir o envolver a nuestro perro con toallas puesto que, de este modo, el calor permanece en vez de salir.
  • Utilizar agua completamente helada para refrescar el cuerpo, ya que le podemos dañar el cerebro del animal.

 

Lo mejor: Prevenir.

 

Para evitar que nuestro perro sufra un golpe de calor hay que actuar con sentido común. Es importante recordar:

  • Proporcionar al perro agua limpia y fresca. Dar de beber regularmente al animal para evitar la deshidratación. El agua se debe renovar a menudo y se debe administrar en pocas cantidades.
  • No dejar al perro encerrado dentro del coche bajo ningún concepto, ni incluso con ventanas bajadas. Si aumentan las temperaturas, se cuecen literalmente dentro.
  • En caso de salir de viaje, es aconsejable llevar abundante agua y hielo. Si vemos que el animal se estresa, podemos colocar en el suelo del trasportín, toallas húmedas.
  • No encerrar al perro en una habitación pequeña sin ventilación.

 

El buen tiempo es para disfrutarlo. Con unas sencillas pautas de prevención, nos aseguraremos la tranquilidad de un perro sano y feliz.

 

El temido golpe de calor. Colaboración en Revista Pelo Pico Pata Nº 81 (Julio 2012)

Contacto

Perrygatos


Rosa Roldán Pérez
Correo electrónico: info@perrygatos.es

Teléfono: 649962426

formulario de contacto.

 

Incluida en el Registro de Entidades, Centros y Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, en la sección 1ª con el número 832

 

Reconocimiento Rioja 2013 de Iniciación a la Excelencia Empresarial concedido por Gobierno de La Rioja a través de la Agencia de Desarrollo Económico (ADER)

Perrygatos dispone de hojas de reclamación en cumplimiento de la Ley 5/2013, de 12 de abril, para la defensa de los consumidores en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

 

Modelo

Google+

Tablón de anuncios

Consultas sobre comportamiento canino y felino

 

Todos los martes de 16:00 a 18:30 horas, estamos en Consulta en nuestra aula de Torremuña 15 bajo (Logroño).

 

Puedes solicitar tu cita, en el 649962426