Educación y conducta canina y felina CBATI Guardería a domicilio Perros de Lectura
Educación y conducta canina y felinaCBATIGuardería a domicilioPerros de Lectura

Cuando no ves lo que tienes delante

Muchos preciosos gatos parecen inadoptables pero tal y como lo veo yo, son un regalo inmerecido a este mundo. Esta es la historia de uno de ellos.


Las casas de acogida adivinamos que se quedarán para siempre, porque las gatas callejeras, las abandonadas sin esterilizar, así como los propietarios insolidarios, desinformados e irresponsables, no les han dejado oportunidad de encontrar adoptantes, ni ser valorados como los seres extraordinarios que son.


Al principio le llamé Sustito porque todo parecía causarle miedo. Llegó a mi vida el 16 de Octubre de 2009 en unas condiciones lastimeras. Tenía unos 3 meses, fiebre, signos de desnutrición (pues pesaba 1 kilo y poquito) y los ojitos mal, a causa, probablemente de un virus. Aparte, venía con el kit completo de parásitos internos y externos (sobre todo externos).


El ojo menos malo parecía que se le quería salir de la órbita de pura sorpresa o espanto. El ojito malo, era otra historia.


En las primeras pruebas, nos dio negativo Felv-Fiv y, los vetes, decidieron darle tiempo para recuperar algo de peso y ver cómo evolucionaba el ojo que tenía peor aunque me decían que tenía mal arreglo. El ojito izquierdo era anatómicamente más pequeño que el derecho y, además presentaba una adherencia (simblefaron) que no le dejaba ver. Para terminar de rematar, los conductos lagrimales no funcionaban correctamente y eso, provocaba un lloriqueo continuo que le irritaba la zona de los ojos. Y, por si eso fuera poco, el virus que pudo causar semejante estrago parecía haber afectado también al sistema respiratorio.


A los tres días de estar en casa pasó mal día y lo vimos bastante pochillo así que nos asustamos bastante porque, casi, había que obligarle a comer y estaba bastante desanimado. Pero por la tarde-noche del tercer día, a base de jugar con él y engatusarle, empezó a comer, primero pienso remojado y jamón de york (por no querer, no comía ni las latitas de I/D). A la mañana siguiente nos lo encontramos devorando literalmente el pienso seco. Los ojos iban bastante mejor (hasta ese día eran pura legaña) pero a base de zovirax y antibiótico íbamos viendo algún resultado. Notábamos que distinguía los bultos y no se tropezaba con las paredes ni nada por el estilo por lo que nos animaba la evolución.


Rápidamente empezó a imitar lo que hacían los mayores, con los que se lleva muy bien. Descubrió el árbol rascador, y aprendió a subirse a los sillones, a hacer croquetas y a mendigar comida. Enseguida cogió confianza y se dejaba hacer de todo. Para las que no os creíais que los gatos aguantan bien el agua, os dedico las sesión fotográfica "momento salón de belleza".


En la calle hubiera muerto muy rápido pero, en una casa puede hacer una vida completamente normal. Lo empezamos a estimular con juguetes para que siguiera el bulto y se lo pasaba pipa (sigue disfrutando del juego). En cuanto puede, "caza" las pelotas y los ratones de peluche y se dedica a perseguirlos por el pasillo. Es un gato muy simpático y enseguida hace buenas migas con todo el mundo, porque ahora mismo no ve el peligro en nada.

Mucha gente me intentó convencer de que no me lo quedara y me preguntaban si pensaba que alguien iba a querer un gato así. Pero, sobre todo me preocupaba el destino que podía ofrecerle.


Llegó el momento de esterilizar y aprovechamos para intervenir la adherencia que le había quedado en el ojito malo. Se retiró y se amplió la apertura del párpado para que el ojito tuviera más superficie de visión y ganara en aspecto (casi como una cirugía estética para gatos). Nos advirtieron que la adherencia podía reproducirse con el tiempo.


Empezamos a dejar de llamarlo Sustito y se impuso el nombre de Rubito (he de reconocer que nunca he sido demasiado original con los nombres). Se ha convertido en un precioso rubito con un manto espectacular que acaba de cumplir los dos años y medio.


Rubi es otro ejemplo de superación que me inspira cada día. Cuando creo que ya no puedo seguir adelante, tan solo miro a mis gatos.Ellos han aprendido a superar todos los obstáculos y solo quieren vivir. Tan solo necesitan personas que los acepten como son y sepan ver más allá de las discapacidades.


Rosa Roldán Pérez en homenaje a la gente de Animales Rioja que me ayudaron a sacar adelante a Susti (ahora Rubi)


www.perrygatos.es


Contacto

Perrygatos


Rosa Roldán Pérez
Correo electrónico: info@perrygatos.es

Teléfono: 649962426

formulario de contacto.

 

Incluida en el Registro de Entidades, Centros y Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, en la sección 1ª con el número 832

 

Reconocimiento Rioja 2013 de Iniciación a la Excelencia Empresarial concedido por Gobierno de La Rioja a través de la Agencia de Desarrollo Económico (ADER)

Perrygatos dispone de hojas de reclamación en cumplimiento de la Ley 5/2013, de 12 de abril, para la defensa de los consumidores en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

 

Modelo

Google+

Tablón de anuncios

Consultas sobre comportamiento canino y felino

 

Todos los martes de 16:00 a 18:30 horas, estamos en Consulta en nuestra aula de Torremuña 15 bajo (Logroño).

 

Puedes solicitar tu cita, en el 649962426