Educación y conducta canina y felina CBATI Guardería a domicilio Perros de Lectura
Educación y conducta canina y felinaCBATIGuardería a domicilioPerros de Lectura

Gatos y niños

La mayoría de los gatos de casa ejercen el papel de niñeras sin apenas darse cuenta. Se dejan manipular y hacer de todo, por parte de los niños hasta el punto que, algunos llegan a tratarlos, vestirlos, e incluso llevarlos en los carritos de sus muñecos, mientras el paciente animal se deja hacer.

 

 

Los gatos son tolerantes con sus niños

 

Los animales bien socializados en su periodo crítico (es decir, que se han criado con niños), bien educados y de carácter equilibrado, son incluso más indulgentes con los menores, que algunos adultos. El gato por su pequeño humano, aguanta casi todo. La práctica demuestra que los animales, interpretan a los niños como seres frágiles y vulnerables y, por ello, los tratan de manera diferente a cómo lo harían con cualquier otra persona.

 

Este hecho se da, fundamentalmente, entre el animal y el niño de la casa. Probablemente, lo que tolera a su pequeño propietario, no lo consienta de manos de otro niño desconocido y prefiera huir y esconderse.

 

Muchos hemos visto vídeos de gatos amorosos, acurrucados al lado de bebés, acunándolos hasta dormirlos suavemente. El ronroneo del gato apacigua y calma al pequeño, favoreciendo el descanso. La cuna y el cuerpo del bebé, son lugares calentitos y agradables para nuestro pequeño felino. Hay que vigilar que el gato no se coloque en la cara del bebé para evitar disgustos. Es por ello que se recomienda que el animalito duerma en su propio lugar, aunque disfrutemos de grandes momentos de ternura junto a él y el bebé.

 

 

Cuando el gato estaba antes que el niño….

 

Ante la llegada del bebé, es indispensable ayudar en lo posible al minino a acostumbrarse a su olor. Deja que huela los muebles, la ropa que el bebé se quita. Una vez en casa, no aleje al bebé. No encierres al gato en una habitación por miedo a que reaccione negativamente con el recién nacido. Esto podría dar pie a una crisis de celos. Permite que el gato, se acerque al niño. Mientras lo observa con curiosidad, acarícialo para que se sienta querido. A veces, veremos que nuestro gato corre a esconderse apenas ve al niño. En esos casos hay que dejar que se refugie en su rincón. Quizás la criatura lo asusta o su llanto lo pone nervioso. Es cuestión de tiempo que se acostumbre.

 

A medida que crecen, los niños suelen suponer un mayor riesgo para nuestro gato que viceversa. Son todo boca, manos y dedos, gritos y movimientos torpes que no controlan la fuerza ni lo que hacen. En esos momentos, nuestra responsabilidad es supervisar para proteger a nuestro gato del bebé y evitar conflictos. Es importante enseñar al menor a respetar los momentos de descanso del animal así como a no molestarlo cuando está dormido, comiendo o usando el arenero y, por supuesto, a jugar de forma adecuada con él utilizando los juguetes adecuados.

 

Crecer con animales es beneficioso para los niños y para los propios animales. Las relaciones que se establecen entre ambos, los lazos que se crean, son duraderos y fomentan un vínculo difícilmente comparable a ningún otro a lo largo de su vida.

 

Ante todo, seamos respetuosos....

 

En internet, circulan numerosos vídeos sobre gatos increíblemente pacientes, que están siendo manipulados por niños pequeños (incluso bebés) sin apenas pestañear, mientras aguantan estoicamente tirones de la cola, de las orejas o pellizcos por todo el cuerpo.

 

El respeto es la base de toda buena convivencia y los adultos somos los responsables de enseñar al niño cómo tratar adecuadamente al gatito, para evitar malas experiencias y velar por la seguridad de ambos, sobre todo, si queremos que en el futuro, se conviertan en buenos amigos.

 

Nunca se debe poner al gato en una situación límite. Es importante enseñar al niño a tratar correctamente al animal, y prevenir que pueda molestarlo o, incluso, hacerle daño, puesto que nos arriesgamos a un disgusto por una reacción del gato que, por otro lado, seria lógica.

 

En la relación entre animales y niños, la supervisión por parte de los adultos, la buena educación de los niños en su relación con los animales, y la prudencia deben primar por encima de todo.

 

Contacto

Perrygatos


Rosa Roldán Pérez
Correo electrónico: info@perrygatos.es

Teléfono: 649962426

formulario de contacto.

 

Incluida en el Registro de Entidades, Centros y Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja, en la sección 1ª con el número 832

 

Reconocimiento Rioja 2013 de Iniciación a la Excelencia Empresarial concedido por Gobierno de La Rioja a través de la Agencia de Desarrollo Económico (ADER)

Perrygatos dispone de hojas de reclamación en cumplimiento de la Ley 5/2013, de 12 de abril, para la defensa de los consumidores en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

 

Modelo

Google+

Tablón de anuncios

Consultas sobre comportamiento canino y felino

 

Todos los martes de 16:00 a 18:30 horas, estamos en Consulta en nuestra aula de Torremuña 15 bajo (Logroño).

 

Puedes solicitar tu cita, en el 649962426